Corre, ¡corre! 3×2 de… ¿Traki?, seguramente el lector al iniciar esta frase, la completó con la palabra Graffiti, y no, nos equivocamos. En realidad estamos haciendo referencia a la copia que esta tienda por departamentos hizo del comercial lanzado por Graffiti en 1993 para promocionar sus descuentos. Lo que hace 28 años fue un gran éxito, en esta oportunidad es solo una muestra de la decadencia que también ataca a la publicidad en Venezuela.

María Alejandra Almenar / @Mariale_Almenar
Los refritos en la publicidad no son cosa rara, en verdad pasa hasta en las mejores familias. Recientemente vimos como Agua Perrier hizo un remake de su sonado comercial “Leona” de 1.990 para lanzar al mercado su nueva presentación. Claro, con notables y planificadas diferencias que marcaban también la distancia entre el nuevo producto y el original. En la versión criolla de los remakes, recientemente la tienda por departamentos Traki fusiló un muy famoso y exitoso comercial en su tiempo, de la tienda del mismo ramo Graffiti, a falta de una versión oficial, nos atrevemos a señalar las evidentes diferencias, esperando el contacto con los involucrados.

Segundas partes no son buenas
En la década de los 90 la agencia G35 Publicidad, produjo el comercial “Corre” para la tienda por departamentos Graffiti, dirigido por Salvador Bonnett. La pieza de 38 segundos mostraba a una sucesión de escenas, que aunque parecieran tomadas de videos o películas norteamericanas –por la moda y las calles y la exigencia de calidad de Bonnett- fueron totalmente hechas en Venezuela. En ellas las personas corrían con evidente desesperación al ritmo del tema de Vangelis, “Chariots of Fire”. Mientras el spot transcurría, se podía observar ciertas situaciones hilarantes que le dieron cabida a este comercial en la memoria de los venezolanos. La expresión “corre graffiti, corre” era frecuentemente usada cuando las personas querían que algo se hiciera rápidamente.

La versión reciente de este comercial –decir “nueva” sería una contradicción- se ajusta a una realidad actual que a primera vista puede resultar de bastante mal gusto: también se ve a un grupo de personas corriendo –esta vez sí por calles de nuestro país- causando destrozos a su paso, atropellándose entre sí, dejando sus labores y la guinda del pastel, una mujer innecesariamente le arranca el vestido a otra dejándola sonriente y en una mínima ropa interior mientras, claro, ella corre.
Tanto la música, como el slogan, la tipografía utilizada y la promoción son bastante parecidos a pesar de que actualmente, ambas marcas siguen siendo competencia.

Una memoria no tan corta
Es un lugar común el acusar a los venezolanos de tener una “memoria corta”, sin embargo, parece que esto no aplica para la televisión. La reacción de los consumidores en las redes sociales no se ha hecho esperar: En el canal de youtube de G35 Publicidad en donde se exhibe la publicidad original, se aprecian comentarios como “Tiendas Traki esta semana sacó un comercial “inspirado” (para no decir que fusilado) de este comercial” (Freddy D. Rosario), mientras que en Twitter, los comentarios incluyen la palabra “plagio”, la duda de la capacidad de los creativos del comercial y alusiones a las diferencias entre la Venezuela de los 90 y la actual. Así que en este caso, aunque hayan apostado a la falta de memoria, o tal vez a la añoranza por mejores tiempos, la pesca recogida –al menos en redes sociales- han sido respuestas llenas de sarcasmo, ironía e inconformidad al respecto.

La polémica los viste
No es la primera vez que Tiendas Traki se ve envuelta en polémica gracias a sus campañas publicitarias. En junio de 2017, la emisión de una publicidad televisiva de esta cadena, produjo que CONATEL aprobara una providencia administrativa que exhortaba a los medios radioeléctricos y electrónicos a difundir los límites reales del territorio nacional según lo establecido en la Constitución vigente, debido a que el spot emitido entre el 06 y 15 de junio de ese año, aparecía un mapa de Venezuela que no mostraba el territorio Esequibo.
En PRODUCTO valoramos la actividad publicitaria de nuestro país y la calidad que ésta ha demostrado a lo largo de los años. La campaña de Traki, aunque no ha sido del todo bien recibida, más allá de mostrar una lamentable copia, puede ser un llamado de atención sobre la necesidad de cuidar las formas y sobre el hecho de que la inmediatez de las redes sociales y su facilidad para mostrarnos lo que parecía olvidado, sugiere hacer un trabajo cuidando de los detalles.

 

La versión Traki

 

Comercial Graffiti

Fuente\ producto.com.ve