Entre las ciudades de Cumaná y Puerto la Cruz se encuentra el Parque Nacional Mochima, territorio que se extiende a 94 mil 935 hectáreas a lo largo de la costa venezolana. Un lugar de múltiples bellezas naturales esparcidas en varias islas que desbordan naturaleza y vida en todo su esplendor.

 

Al llegar al pueblo de este espectacular parque nacional, se asoman muchas oportunidades de disfrute turístico. Pensar en sumergirse en las cristalinas aguas de las exuberantes playas que rodean sus islas prácticamente vírgenes, entre otros deportes acuáticos como el velerismo, lo hace un destino único entre los más visitados en el país.

 

 

 

Playa Arapito y Playa Colorada son unas de las de mayor reputación por su fácil acceso por carretera, pero entre las hermosas montañas que rodean a Mochima, también se encuentran espectaculares balnearios como Playa Blanca, Playa Las Maritas y Playa Cautaro, a las que se pueden acceder vía marítima desde los distintos embarcaderos del pueblo que esperan pacientes a todos los turistas.

 

 

 

A menos de diez minutos, Playa Las Maritas se asoma entre las islas, reconocible por su pequeño balneario frecuentado por visitantes locales y externos. Chicos jugando raqueta, personas bajo sus toldos para cubrirse del sol o recostados en su fina arena para apoderarse del mejor bronceado de la costa, disfrutan de la tranquilidad y serenidad de sus aguas.

 

 

Durante la estadía, el calor de la gente del oriente también se hace notar desde una esquina de la playa, donde un grupo de jóvenes afinan sus instrumentos y preparan sus tambores para levantar los ánimos de los temporadistas. Empieza a sonar la samba y no hay quien se quede atrás, pues la pequeña playa se llena de algarabía y sabor caribeño.

 

 

 

Otras playas de Mochima también ofrecen momentos inolvidables en las vacaciones de la gente que busca playa, sol y arena, pero este parque nacional no sólo se queda en estas tres virtudes, ya que las embarcaciones también brindan recorridos en toda su extensión para disfrutar de la fauna marina, tal como el espectáculo de delfines que salen a desfilar sus atributos.

 

Cómo no pensar en Mochima a la hora de escoger un destino turístico, si sus potencialidades naturales se hacen notar desde la carretera Puerto La Cruz- Cumaná, atrayendo la atención de los más exigentes turistas que buscan aventura en la naturaleza.

 

 

 

Describir cada detalle de este privilegiado sector costero, queda efímero ante los imponentes paisajes que se perfilan en toda su extensión. Cuadros perfectos para la fotografía, aguas cristalinas que se cuelan en las arenas finas de sus playas, una fauna marina que rodean los hermosos corales en la profundidad, se traducen en un territorio lleno de ecoturismo, y que sin lugar a dudas, hace de Venezuela el Destino Más Chévere. (FIN/ Juan Carlos Baltazar)

 

Fuente\ mintur.gob.ve