Casi cuatro meses después del anuncio oficial, Nestlé selló este martes el acuerdo por el que compró los “derechos perpetuos” para comercializar los productos de Starbucks en todo el planeta.

 

En el mismo contrato se pactó la incorporación de 500 empleados de la cadena de cafeterías a la mayor compañía mundial del sector alimentario.

 

La novedad de la intención de firmar el acuerdo se había dado a conocer el 7 de mayo pasado y ahora se terminó de darle forma a la unión que vinculará a dos de las marcas más conocidas mundialmente.

 

Hasta ahora, además de en las 28 mil cafeterías de la cadena nacida en Seattle, sólo se podía comprar café de Starbucks en máquinas de vending o en los aviones de algunas pocas aerolíneas. Con Nestlé como propietaria de los derechos, la marca podrá decidir ofrecerlo en otros puntos de venta, como supermercados o cafeterías de terceros.

 

De esta forma, Nestlé se convierte un jugador clave en el negocio del café mundial, ya que la distribución de Starbucks se sumará a que ya es dueña de las marcas Nescafé (café molido) y Nespresso (cápsulas).

Como se había dicho oportunamente, la alianza se logra tras el pago de US$ 7.150 millones. El comunicado oficial.

 

También te puede interesar

CUANDO LA MARCA GENERA MÁS DINERO CON MERCHANDISING QUE POR SUS PRODUCTOS

 

La mayor parte de los 500 empleados que pasarán a formar parte de Nestlé son de Estados Unidos y Europa. Prácticamente todos trabajan en Seattle y en Londres, según informó la empresa con base en Vevey (Suiza).

 

¿Es mucho o es poco US$ 7.150 millones?
Los analistas aseguran que con la incorporación de Starbucks, Nestlé será un player clave en el mundo del café, y que le permitirá lograr ingresos por alrededor de US$ 2.000 millones anuales.

 

Basta ver el resultado financiero de Starbucks de 2017 para advertir que alcanzó ingresos por US$ 22.390 millones.

 

Para Starbucks, el poder de distribución de Nestlé será un engranaje muy importante. Jamás podría haber llegado sola, o le hubiera tomado años lograr el mismo alcance. De la mano del gigante de la alimentación, la multiplicación de los puntos de contacto con potenciales clientes será casi inmediato.

 

Pero no todas son rosas en la alianza. Hay que tener en cuenta que Starbucks perderá contacto directo con sus clientes justo cuando ése es un diferencial altamente valorado. La gente compra la “experiencia Starbucks”, hay que ver si está tan a gusto comprando “Starbucks” solamente en un supermercado.

 

Fuente\  merca20.com