Una de las mejores sagas de acción de los años recientes. En esta entrega repite como director Christopher McQuarrie, que en 2015 fue responsable de otro de los hitos de esta franquicia: Misión: Imposible – Nación secreta, una vara muy alta y que ahora supera con este largometraje protagonizado por Tom Cruise, quien interpreta al agente Ethan Hunt. El cineasta, también guionista, no solo logra sumir al espectador en escalofriantes secuencias de acción, sino que hace de la trama una sucesión de incertidumbres, agonías y vuelcos que convierten cada minuto en un momento bien invertido durante la proyección. Hay lecturas geopolíticas dignas de analizar y villanos convincentes. Especial atención al papel de Henry Cavill.

 

 

Fuente\  el-nacional.com