Estados Unidos dio más detalles sobre los aranceles que impondrá a productos importados, especialmente al acero y al aluminio, y entre los países a los que “cerró” parte de sus fronteras se encentra la poderosa China.

Ante esto, al gigante asiático no tardó en reaccionar, y dijo no temer a una guerra comercial con el país de Donald Trump y prometió represalias. De hecho, desde Pekín ya preparan aranceles a varios productos estadounidenses valorados en unos US$ 3.000 millones, un valor similar a lo que perderán con las ventas de acero y aluminio.
“China ha dado dos mensajes claros en los últimos días ante la inminente imposición de aranceles a sus productos por parte de Estados Unidos. Uno, que abrirá su economía a sectores ahora prohibidos y aumentará la protección de los derechos de propiedad intelectual si hay diálogo. Dos, que no teme a una guerra comercial y responderá en caso de que Estados Unidos actúe unilateralmente”, publicó El País.
Según se informó, la idea china es lanzar una batería de 128 aranceles a igual cantidad de artículos, todos provenientes de los Estados Unidos, hasta equiparar los US$ 3.000 millones.
La lista prelimiar es esta:
Fruta fresca (15%)
Frutos secos (15%)
Vino (15%)
Tubos de acero (15%)
Carne de cerdo (25%)
Aluminio reciclado (25%)
Los aranceles regirán cuando se cumplan los plazos dictados por la Organización Mundial del Comercio (OMC), tiempo en el que China espera negociar. Para el gigante asiático, numerosos sectores exportadores de los Estados Unidos se darán cuenta de que su país pierde más de lo que gana con la decisión de Trump.
“China no quiere una guerra comercial, pero tampoco la teme. Tenemos confianza y somos capaces de manejar cualquier desafío. Esperamos que [Estados Unidos] no avance más, antes de que sea demasiado tarde, que actúe de manera prudente y que no arrastre la relación comercial a una zona de peligro”, dijo el Ministerio de Comercio en un comunicado.
Los bonos, cuidado con eso
Hay un punto clave en todo esto: China podría dejar de comprar bonos de deuda del Tesoro estadounidenses, lo que haría caer fuertemente su valor. El gigante asiático es el acreedor extranjero de Estados Unidos que más bonos tiene. De hecho, posee una quinta parte de los bonos que está en manos extranjeras, según El Cronista. Eso equivale a US$ 1,17 billones de dólares, una cifra que es superior al PIB de México (US$ 1,04 billones).
Más allá de esto, sean US$ 3.000 mil millones o US$ 60.000 millones (como se está diciendo este vienes en los medios de estados Unidos si se extienden las barreras), el daño a la economía no es tan grave, toda vez que tiene un superávit en la balanza comercial con Estados Unidos de más de US$ 375.000 millones.
Fuente\  merca20.com