A estas alturas de la partida, ya nadie duda de que la aparición de los tratamientos láser ha revolucionado el ámbito dermatológico. Sin duda, es una de las mejores soluciones para tratar diferentes lesiones e imperfecciones de la piel. Sus usos son múltiples y variados, incluyendo los procedimientos de rejuvenecimiento facial. Pero, el motivo por el que destacan este tipo de técnicas es que resultan mínimamente invasivas para los pacientes. Nos permiten conseguir los mejores resultados posibles con el menor impacto y sin cicatrices.

 

En esta entrada queremos centrarnos en el láser de CO2 en concreto. Su evolución en los últimos años ha sido notable, consiguiendo aplicar más energía en menos tiempo. Este factor ha supuesto que se pueda trabajar más rápido. Hablamos de una herramienta que se utiliza habitualmente en los tratamientos para minimizar las arrugas o las cicatrices del acné.

 

Sin embargo, su aplicación va más allá. Es posible utilizar este láser para un fin quirúrgico o de vaporización. Estas características lo posicionan como la mejor herramienta para tratar lesiones protuberantes, nos referimos a la eliminación de verrugas, lunares y papilomas. La función de vaporización permite eliminar, capa a capa, este tipo de lesiones. Una de sus grandes ventajas es que, como ya hemos comentado, nos permite alcanzar este objetivo sin dejar ningún tipo de marca o cicatriz.

 

Su secreto se traduce es que es una herramienta de gran precisión que concentra mucha energía en poco tiempo. De esta forma, se evita el calentamiento de la piel en la zona de la lesión y en sus alrededores. Aunque la mayoría de las verrugas son benignas, muchas veces se eliminan atendiendo a un criterio estético o porque ocasionan molestias al rozar con la ropa.

 

En Asociación de Medicina Estética de Madrid queremos destacar que habitualmente se pactan dos sesiones, no serán necesarias ninguna más. La mayor parte de las veces, la lesión desaparece durante la primera sesión, la segunda se establece como repaso. Es una práctica ambulatoria, se aplica anestesia local y el paciente puede irse a su casa y hacer vida normal.

 

Fuente\  asociacionesteticamadrid.org