El pasado 2 de enero, el CEO de Apple, Tim Cook, anunció una disminución en las ventas del último trimestre de 2018. Aproximadamente 10 mil millones de dólares menos de lo esperado. Unos días después, Samsung también revisó a la baja de un 11% sus previsiones de ingresos para el último tramo del año.

 

Son situaciones diferentes, pero ambas reflejan una crisis general del sector de los smartphones, donde la competencia entre Apple y Samsung ya no es el corazón del sistema. Otros fabricantes, especialmente compañías chinas como Xiaomi, Huawei u Oppo, ofrecen buenos productos a precios muy ventajosos, renunciando a ganancias más elevadas. Pueden hacerlo gracias a estructuras más ágiles, incentivos fiscales y bajos costes de producción y personal.

 

La cuestión china

 

Según Cook, la principal razón del declive se encontraría en la llamada ‘Greater China’, la China continental en la que el coloso californiano basa parte de sus ventas y que ha reducido sensiblemente sus compras de nuevos dispositivos. Las sanciones impuestas por el gobierno del presidente Trump se notan en la economía china, tanto que Apple ha decidido reducir la producción de iPhone en casi un 10% en los primeros tres meses del año que acaba de comenzar.

Además de la guerra comercial chino-estadounidense, las ventas de teléfonos inteligentes parecen sufrir otro problema más general: el mercado está saturado. Entre 2007 y 2013, las ventas aumentaron enormemente, incluso durante los años más difíciles de la crisis económica. Su crecimiento año tras año parecía imparable, con un frenesí en la búsqueda de los últimos y más poderosos modelos.

 

El mercado está saturado

 

Desde 2015 hasta 2017, cada año se vendieron alrededor de 1.400 millones de dispositivos nuevos en todo el mundo. En 2017, las ventas cayeron por primera vez en comparación con el año anterior. Los datos de 2018 aún no son definitivos, pero las señales son negativas. Muchos mercados, a partir de los Estados Unidos, han alcanzado el nivel de saturación, con la mayoría de los usuarios contentos con su antiguo móvil y sin intención de cambiarlo.

 

Tampoco los mercados emergentes traen mejores noticia s. India, el sudeste asiático, partes de África y América del Sur aún no han alcanzado la saturación, pero los precios están cayendo debido a la entrada de productores que, por menos de 200 dólares, ofrecen buenos teléfonos, con capacidad suficiente para las necesidades de los compradores.

 

Las innovaciones ya no son tan relevantes

 

A lo largo de todo 2018, Apple permitió a los propietarios de antiguos modelos de iPhone reemplazar su batería a un precio particularmente ventajoso. Así, los consumidores optaron por pagar 29 dólares para resucitar su viejo y querido móvil, en lugar de gastarse mil en uno nuevo.

“Hemos pasado del concepto de teléfono que hace cosas inteligentes a pequeños ordenadores que hacen muchas cosas inteligentes y una de estas es el teléfono. Hasta cierto punto una pequeña bajada en las ventas es normal pero serán sustituidos rápidamente por otros dispositivos con mayores prestaciones”, asegura Eduard Martín, director de 5G de la fundación Mobile World Capital Barcelona.

 

“Hemos pasado del concepto de teléfono que hace cosas inteligentes a pequeños ordenadores que hacen muchas cosas inteligentes”

 

El problema es que, en muchos casos, incluso cuando los nuevos modelos de smartphones objetivamente hacen más cosas y mejor, estas innovaciones ya no son consideradas tan relevantes por los consumidores.

Durante muchos años, especialmente en los Estados Unidos y parte de Europa, los ciclos de venta de los teléfonos inteligentes ha sido de dos años. Esa tendencia era alimentada por las compañías telefónicas que cada dos años ofrecían la posibilidad de comprar modelos muy caros con plazos de 24 meses. Hoy las cosas han cambiado. En los nuevos modelos, las novedades no son tan excitantes como para justificar el cambio cada dos años.

 

iphone roto
iphone roto (South_agency / Getty)

 

En los Estados Unidos, la frecuencia de renovación de los smartphones ha pasado de 20,6 a 24,1 meses. En Europa, muchos mercados se han ralentizado aún más, con usuarios que mantienen el mismo móvil durante años, hasta su ruptura definitiva.

 

Martín es optimista y considera que en la innovación tecnológica los ciclos continuos han sustituidos los ciclos cerrados: “es cierto que los dispositivos duran más y las compañías lanzarán nuevos modelos de negocio, pero no será un cambio tan abrupto”.

 

“Si rompes la pantalla de tu smartphone, no compres uno nuevo, hazla reparar”

 

Jack Swearingen, en un análisis detallado publicado en la revista New York Magazine, escribe que el sector se volverá similar al del automóvil: “Si alguien rompe su espejo lateral, no tira su coche para comprar uno nuevo: repara el espejo. Si rompes la pantalla de tu smartphone, no compres uno nuevo, hazla reparar”.

Como para el automóvil, existe el mercado de los teléfonos inteligentes de segunda mano. ​​Aún no es muy próspero y no siempre es fiable, pero cada vez es más fácil encontrar oportunidades interesantes entre los modelos ‘reacondicionados’: smartphones devueltos porque dañados que, una vez reparados, se venden a precios muy reducidos.

 

El futuro está en los servicios

 

Samsung confía en una mejora del sector gracias a la introducción de nuevos modelos compatibles con las redes 5G o con características tan esperadas, como las pantallas plegables. Pero, más allá de los smartphones, en le horizonte se vislumbra algo grande.

 

Como señaló el propio Tim Cook a principios de año: “Los otros sectores de la compañía (servicios, Mac, iPad, Wearables / Home / Accessories) tuvieron un crecimiento combinado del 19% en un año”. Apple Watch es un negocio más grande de lo que nunca fue el iPod. Esta es la verdadera revolución, el lento declive de los smartphones y el auge de todo lo demás. Altavoces, robots, asistentes de voz, pantallas, relojes, ropa.

 

Dejaremos de hablar de smartphones, para hablar de dispositivos de propósito universal”

 

“Los usuarios necesitarán dispositivos capaces de aprender con el machine learning, que sean ubicuos gracias a las redes móviles y que permitan hacer inmersiones en l entorno gracias a las realidades extendidas. Dejaremos de hablar de smartphones, para hablar de dispositivos de propósito universal, ordenadores flexibles súper ligeros que pueden incrustarse en la ropa. Necesitamos algo que nos libere las manos, porque ahora cuando usas el móvil no puedes hacer nada más. Ahora lo importante es lo que hay dentro del dispositivo, los servicios, más allá del aparato”, vaticina Eduard Martín.

 

“De hecho en el MWC los dispositivos ya no son las estrellas, mientras que el protagonismo se lo llevan los servicios en entretenimiento, salud, industria 4.0, movilidad”, explica. El futuro está en todas aquellas tecnologías que harán que el móvil sea menos central de lo que es hoy.

 

Fuente\  lavanguardia.com