Las campañas de marketing en esencia tratan de lograr posicionar un producto y su marca en el gusto de los consumidores, pero muchas veces se gana más al crear conciencia de problemas socioculturales que afectan al público al que va dirigido. Este es el caso del nuevo anuncio de Gillette que hace referencia al acoso, a la “masculinidad tóxica” y se une al movimiento #MeToo. Sin embargo, no todos están conformes con su mensaje.

 

El anuncio de Gillette que quiere romper el comportamiento agresivo de los hombres hacia las mujeres

La nueva campaña de Gillette trata de romper con los estereotipos machistas que muchos de sus anuncios de los años 80 potenciaban (¿recuerdas la frase “Gillette, lo mejor para el hombre”?) Pero mientras la compañía ha conseguido el aplauso de muchos de sus seguidores, muchos otros se han opuesto, al grado de amenazar con boicotear a la marca.

 

Por increíble que parezca, en su canal de YouTube el anuncio de Gillette tiene muchos más votos negativos que positivos y la polémica no se ha hecho esperar, lo que una vez más demuestra la polarización de este movimiento. Así, con más de 10 millones de visualizaciones, el vídeo acumula (16/01/2018) 215.000 likes y 574.000 votos negativos.

 

El anuncio que puedes ver a continuación tiene de fondo varias imágenes de casos de falta de respeto a los derechos de las mujeres a manos de hombres de distintas clases, hasta llegar al acoso. En ningún momento Gillette muestra alguna máquina de afeitar, tan solo invita a los hombres a cuestionar su comportamiento y poner fin a la cultura de la masculinidad tóxica, creando mejores ejemplos para las generaciones futuras.
La fuerte reacción que ha creado la campaña

El anuncio de Gillette titulado We Believe (nosotros creemos) busca que los hombres sean responsables de los actos de acoso o intimidación “¿Esto es lo mejor que un hombre puede lograr?” desafía a sus consumidores.