Ha sido bautizado como K2-229 b y tiene el tamaño de la Tierra, pero su masa es comparable a la de Mercurio. Al igual que él, es una ‘gran bola de metal’ con una enorme densidad, y que posee una composición muy delgada de roca en su superficie.

 

El espectrógrafo HARPS del Observatorio Austral Europeo ha localizado este nuevo planeta, análogo de Mercurio, que forma parte de un sistema planetario a 340 años luz de distancia que orbita una estrella muy similar al Sol.
Sus observaciones ayudarán a comprender mejor cómo se formó Mercurio.
Mercurio es algo así como una gran esfera de metal gigantesca, ‘barnizada’ de roca, y los científicos especulan con que se trata, en realidad, del núcleo de lo que fue un planeta más grande, dado que posee solo una delgada capa de roca, en comparación con su gran núcleo metálico. Esto le confiere una enorme masa.
Un planeta de la misma composición que Mercurio llama la atención, y excita la curiosidad de los científicos sobre su formación. A diferencia de otros planetas conocidos, como Venus, Marte o la propia Tierra, que tienen una masa compuesta aproximadamente de un 30% de núcleo metálico y un 70% de manto de silicatos, K2-229 b está formado esencialmente de un núcleo metálico, igual que Mercurio.
Varios escenarios se han propuesto para explicar esta composición tan extraordinaria. Una de ellas es que un impacto pudo haber arrancado las capas externas de este planeta, dejando su núcleo prácticamente desnudo. Lo mismo pudo ocurrirle a Mercurio, aunque estas hipótesis son muy debatidas por los científicos aún.
Además de ayudar a catalogar otros planetas similares a Mercurio, el hallazgo de K2-229 b ayudará a detallar las observaciones de campo de nuestro vecino más cercano al Sol (con MESSENGER y BepiColombo8) en el contexto general de la formación y evolución de planetas terrestres solares y extrasolares.
Fuente\  muyinteresante.com