Se conoce como la Generación Z aquella que agrupa a los jóvenes nacidos a partir de 1995

La Generación Z equivale al 20,7% de la población mundial, un porcentaje nada despreciable como para dejarlo escapar. Suceden a los Millennials, aquellos jóvenes de 20 a 34 años que, habiendo nacido en una época de bonanza económica, poseían un alto grado de educación, estaban sobradamente preparados, con una gran vinculación a la tecnología, optimistas desde el punto de vista laboral, y exigentes ante sus compras pero, ante todo, muy relacionados e identificados con ellas. La generación Z corresponde a jóvenes nacidos ya en un universo digital e interconectado pero en un marco económico, social y laboral totalmente distinto.

 

Expert, la unidad de investigación de la agencia internacional Dentsu Aegis Network, partiendo de entrevistar a 50.000 jóvenes del Gen Z, ha realizado un estudio donde se analizan las principales características que se repiten en esta franja de edad en los jóvenes de todo el mundo, con unos hábitos de consumo que ya empiezan a cambiar.

 

Rasgos generales
Pese a su juventud, este grupo social aparece como realista puesto que han crecido con la crisis, el terrorismo o el cambio climático y son conscientes de las problemáticas actuales. Esto, a su vez, les hace estar más comprometidos con el entorno. Además, han crecido en pleno auge de las nuevas tecnologías lo que les convierte en expertos natos en la materia.

 

En cuanto a sus aspiraciones laborales, parecen valorar más la seguridad en el trabajo que el dinero y prefieren trabajar en equipo antes que hacerlo en solitario. Asimismo, aunque hay cierta preferencia en disfrutar del tiempo libre con los amigos, se aprecia una tendencia destacada en los jóvenes del Gen Z a priorizar y dar importancia a la familia.

 

Hábitos de consumo
Otro de los puntos que llaman la atención en el estudio es la elevada importancia que dan al cuidado de la imagen pero buscando, cada vez más, un estilo diferencial, más personal. En cuanto al ocio, prefieren vivir el momento antes que estar haciendo planes y la práctica de ejercicio físico cobra, según dice el 52,2%, mayor interés en sus actividades cotidianas que el que mostraban las generaciones predecesoras.

 

Otra sorpresa que se extrae de este capítulo es que, pese a haber crecido con las TIC y ser expertos en su manejo cuando se les pregunta por el canal de compra muchos de ellos se inclinan por la compra de toda la vida, es decir el offline sobre la compra en línea que tanto gusta a los de ahora. Abogan también por un consumo contrastado tomándose su tiempo en buscar y comparar productos antes de elegir, teniendo en consideración los descuentos y la posibilidad de probar gratis antes de comprar.

 

Sus canales
Internet se mantiene a la cabeza como vía de información (88,4%) seguido de la televisión (85,8%) con un lejano interés (56,5%) por la radio. En cuanto al uso que dan a internet, desciende ligeramente el número de internautas pero se compensa por la ampliación del tiempo conectado utilizando, sobre todo, el móvil como dispositivo de acceso. Incluso a su tempana edad, un 80,8% posee un ordenador (PC o portátil) y un 70,6% de los encuestados tiene un Smartphone sin el que un 67,1% dicen que no podrían vivir sin él.

 

Además de estar pendientes de los mensajes, es habitual también el uso del móvil para acceder a webs de video y RRSS, donde son muy activos. Aquí predomina Facebook (40,7%) seguido de Twitter (34,1). Chatear (70,8%), publicar y enviar mensajes (54,9%) y hacer comentarios en el estado de un amigo (50,4%) son las actividades principales que llevan a cabo en RRSS, menos aficionados pues que los Millennials a interactuar con las marcas.

 

Fuente\  emprendedores.es