Lugar de peregrinación para aldeanos y emperadores en su afán por congraciarse con los dioses para que enviaran lluvias, los campos de té del Pozo del Dragón parecen bendecidos con tantas plegarias pues, además de contar con una producción de té inmejorable, tienen a sus espaldas miles de años de turismo.

 

Del Pozo del Dragón, ubicado en Fenghuangling, junto a la aldea Longjing, proviene el conocido té tradicional chino del mismo nombre. Se trata de una variedad de té verde tostado cultivado, recolectado y manipulado de forma totalmente artesanal. Dada su gran calidad, el té del Pozo del Dragón es la infusión más consumida y conocida de toda China.

 

 

El Templo que encontramos entre estos campos de té, muy cerca de la aldea, es el original que se encontraba en una zona alejada de Fenghuangling. Fue trasladado en 1438 a su ubicación actual bajo el tercer reinado de la dinastía Ming y en él, bajo el ‘hechizo’ del aromático té, se reunían poetas y escritores para debatir ideas y conocimientos, algo que no estaba reñido con lo de seguir solicitando una buena climatología al santoral chino.

 

Sin duda, junto a la Gran Muralla, los campos de té del Pozo del Dragón conforman una de las panorámicas más famosas de toda China. Un punto de visita indispensable para todo viajero que quiera descubrir de primera mano la historia y secretos de este gran país. De hecho, estos campos de té son lugar de peregrinación para turistas, desde hace algunos milenios.

Fuente\ dunkincoffee.es